LA APOTEOSIS NOCTURNA DE ANDOAR

Serrés l’un contre l’autre à l’abri d’une roche en surplomb, Robinson et Vendredi perdirent bientôt conscience d’eux-mêmes dans la grandeur du mystère où communiaient les éléments bruts. La terre, l’arbre et la vent célébraient à l’unisson l’apothéose nocturne d’Andoar.

La apoteosis nocturna de Andoar, dedicada a Jacobo Durán-Loriga, para flauta, clarinete,violín, violonchelo, piano y percusión, fue compuesta por encargo del INJUVE en 2001 para los encuentros de composición que por aquel entonces se celebraban en Mollina, donde fui como profesora invitada en esa ocasión. Fue estrenada por el grupo del INJUVE (profesionales de gran talla como Salvador Espasa, Iván García, Miguel Borrego, José Miguel Gómez, Juan Carlos Garvayo y Alfredo Anaya, dirigidos por Tomás Garrido).

Es imposible describir en unas pocas líneas lo que significa Andoar y en qué consiste su peculiar apoteosis. Lo único que puedo hacer es remitir a la lectura de ese fabuloso libro de Michel Tournier, Vendredi ou les limbes du Pacifique, cuyo pasaje sobre Andoar (y muchos otros más) me dieron un impulso definitivo para escribir la pieza.

Desde otro punto de vista La apoteosis nocturna de Andoar representa para mí la toma de conciencia de que para enriquecerse realmente de experiencias vitales o culturales ajenas, es necesario un enorme impulso, un enorme salto en el vacío (el vuelo de Andoar), pero también que éste solo es posible despegando con los pies bien pegados a la tierra, al suelo y las raíces de la propia identidad.

La percusión -de considerable dificultad -adquiere una importancia notable en esta obra, pues es el resultado de una lectura bastante personal de las técnicas y gestos de la percusión y la rítmica africana, que recientemente había estudiado en Senegal, con sus técnicas de djembe, sabar y su imbricación inseparable en la danza.

La apoteosis nocturna de Andoar está estrechamente relacionada con el impulso de la danza, por lo que desde el principio está concebida como una pieza que podría ser coreografiada, atendiendo a su esencia rítmica y vital, y a las referencias que recoge de la obra de Tournier, aunque este proyecto todavía no ha sido realizado.

Obra publicada por Editorial Pygmalión

Mercedes Zavala

No hay comentarios: