Sobre SANSUEÑA, Exilio para piano (2016)


Denomino exilios a un género de obras que provienen de materiales derivados de piezas para mayor plantilla, más o menos manipulados. Sansueña mantiene con su obra hermana Desvío una doble relación: es origen y causa de ella simultáneamente, porque convivieron en el tiempo y nacieron a la vez, retroalimentándose.

Leí por primera vez sobre Sansueña en la segunda parte del Quijote. Después en otros autores, como Fray Luis de León o Góngora, e incluso en anónimos medievales, revelándoseme su carácter entre legendario y utópico, y su relación con el asunto del exilio, en su genuino sentido socioemocional. Algunos la identifican con Zaragoza, otros con Pamplona o con Córdoba, pero subyace una España soñada, lejana, anhelada o incluso abominada desde la distancia. Esta ambigüedad me parece especialmente atrayente, muy definitoria de la relación que los propios españoles tenemos con nuestra tierra; un bipolarismo que oscila de la exaltación al desprecio, pasando siempre por la nostalgia. Cernuda (Ser de Sansueña, 1949) presenta en un poema aplastantemente sombrío su cara más terrible, ese lugar en el que “Las cosas tienen precio. Lo es del poderío / la corrupción, del amor la no correspondencia;/ y ser de aquella tierra lo pagas con no serlo / de ninguna: deambular, vacuo y nulo, / por el mundo, que a Sansueña y sus hijos desconoce.”

A pesar de la triste vigencia de los versos de Cernuda no quiero renunciar un ápice a la apertura del significado simbólico de Sansueña, ni a sus luces ni a sus sombras. Sansueña, además de ese lugar que devora o peor, desdibuja, a sus vástagos, es también utopía de giróvagos.


La pieza está dedicada a Marta Espinós, como encargo con motivo del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes.

No hay comentarios: